Siguenos:

¿Ya lloró la virgen?

Publicado en Arte Centro

¿Ya lloró la Virgen?

 

Está frase enmarca una arraigada tradición en nuestra Guadalajara. El montaje de los altares de Dolores nace en la época colonial, en el entonces llamado Reino de la Nueva Galicia, actualmente Estado de Jalisco; en aquél entonces, los Jesuitas doctrinaron al pueblo hacia la fe a la Virgen de los Dolores en el siglo XVIII. Como devoción a la Imagen Dolorosa, los habitantes comenzaron a levantar cada año altares en sus casas.

 

 

 

En el interior de los hogares se organizaban bailes: sones, jarabes y cantos populares, se toreaban aguas frescas de limón con chía o de guayaba  con mezcal y tequila, cosa que ponía a los “devotos” por demás alegres, dejando a un lado su significado religioso, al grado de ser prohibidas por el clero por ser consideradas inmorales.

 

 

Dávila Garibi, en su relato sobre la tradición dice:

 

“Abundaban en el adorno de esos altares las palomitas de algodón y grenetina, los comalitos de cebada recién nacida, las flores, el confeti, las esferas de cristal y sobre todo, velas de cera en gran cantidad, cuyas luces producían una atractiva y deslumbrante iluminación”.

 

Se le llamaban “incendios” precisamente por la gran cantidad de velas encendidas en estos altares, mismas que resaltaban con las banderitas de papel dorado que también abundaban en la decoración. Las calles de Guadalajara y pueblos aledaños donde se ponían estas ofrendas carecían de alumbrado, así que el reflejo de luz que salía de las ventanas, daba la impresión de que un incendio arrasada con las casas. En ocasiones, el viento propio de la temporada, hacía que las llamas de las velas, en efecto alcanzaran una que otra cortina provocando un incendio de verdad. 

 

La noche de ayer fuimos testigos de éstas y otras historias y leyendas como aquella de que las señoras, previendo las intenciones de los muchachos asistentes, vertían en las aguas toreadas un poco de “candelilla” provocándoles una diarrea que no les daba oportunidad de robarse a muchacha alguna.

 

 

Una interesante conferencia, tradición, historia, música y cantos populares propios de esa época engalanaron la noche de todo los asistentes, que además fuimos agasajados con las tradicionales “aguas toreadas”.

 

Texto: Mariana Barroso

 

 

 

Los invitamos a las próximas actividades en Museo de la Ciudad en conjunto con Cultura Guadalajara.

 

Viernes 11 de abril

 

18:00 hrs

Presentación del Coro Clásico del H. Ayuntamiento de Guadalajara interpretando “Stabat Mather de Rossini”, Dir. Roberto Gutiérrez.

 

19:00 hrs

Apertura del Altar de los Dolores.

El altar estará abierto al público del 11 de abril al 14 de abril.

 

ENTRADA LIBRE

Museo de la Ciudad de Guadalajara

Independencia 684, Centro.

Made by
Ad
view