Siguenos:

La Perla Tapatía

Publicado en Ciudad Centro

 

Caracterizada por ser una dama fina y elegante de gustos sofisticados La Perla Tapatía es conocida como la ciudad con mejor apreciación estética de la moda, la música y las nuevas tendencias, dicen alrededor del país que: “si el público tapatío acepta la tendencia, todo el país la aceptará”.

 

De fuertes tradiciones, clima perfecto, como suspendida en el tiempo, siempre clásica, siempre contemporánea y siempre artística, este es un recorrido por el corazón de la Perla.

 

 

 

Una perla simboliza prosperidad, riqueza y perpetuidad, dicen los que saben que no existen dos iguales. Guadalajara; una ciudad tan bella, tan única, que su esplendor sólo puede ser equiparado con los pequeños fragmentos del nácar cristalizado que forma el precioso elemento llamado “Perla”.

 

Madre de los íconos que representan la mexicanidad -asentada en el valle de Atemajac cuyo nombre significa en náhuatl lugar donde el agua se bifurca- sus edificios coloniales son dignos representantes de la historia cultural de un país que no puede ser visto en blanco y negro.

 

La Perla Tapatía, es fiel a los cantares que le dan vida “muchacha bonita, la Perla más rara de todo Jalisco es mi Guadalajara”, puede escucharse entonar al mariachi a todo pulmón el himno a la bella ciudad por los rincones de la plaza que lleva por nombre el de los gallardos músicos que hacen su arte, enfundados en traje de charro como recordatorios de que uno está en la Perla Tapatía.

 

 

Para vivir la Perla Tapatía uno debe adentrarse por sus calles, circundadas por árboles, y para llegar al origen de todo encontrarse en el primer cuadro de la ciudad y desde ahí teniendo como testigo discreto que conoce los resquicios de la fe de un pueblo de férrea tradición católica; la Catedral de la ciudad de imponente realeza que no niega su noble origen, construida por encargo del Rey España en el año de 1561, cada vez estamos más cerca de adentrarnos en los misterios de una ciudad que lleva por corazón una perla preciosa.

 

 

A unos metros de la Catedral tapatía; si uno guarda silencio podrá escuchar al viento susurrando la historia de la emblemática fuente que se alza frente a los ojos del palacio de Fe. La fuente que encarna a la perfección el sentir del tapatío, fue diseñada y construida en los años cincuentas por el Arq. Ignacio Díaz Morales y lleva en el centro de su grandeza una Perla -claro simbolismo de la joya de ciudad que representa-.

 

Silenciosa y discreta llega la noche y sus misterios llenan la Perla Tapatía. La perfección y el romance se adueñan de la ciudad. Ahora el Teatro Degollado y su fachada que tienen como guardián al mismísimo Dios Apolo y sus 9 musas invitan al visitante a pasearse por el brebaje cultural asistiendo a alguna puesta en escena o ¿por qué no? disfrutando de su exquisita arquitectura, de los finos frescos que adornan su techo en los cuales se puede apreciar cómo la Divina Comedia ha sido inmortalizada por Gerardo Suárez y Jacobo Gálvez en este icónico edificio.

 

Ante la complicidad de la noche y caminando en línea recta hacia el oriente del Teatro Degollado, después de una amplia explanada de fuentes se alza la majestuosidad de un edificio clasificado por la UNESCO como Patrimonio de toda la Humanidad, ante la mirada de sus vigías de hierro -las esculturas del artista Alejandro Colunga-, imponente y señorial encontramos el Instituto Cultural Cabañas; espacio multicultural cuyo techo ha sido lienzo para el Maestro Muralista mexicano José Clemente Orozco. Sus patios han servido de escenario para las más bellas danzas interpretadas por el prestigiado Ballet Bolshoi de Rusia, el Instituto es un lugar donde los suspiros aún flotan en el aire nocturno de la Perla Tapatía. Donde de día o de noche, la magia aparece ante la mirada expectante del visitante y siempre al acecho de nuevas manifestaciones de la cultura, ha abierto espacios públicos para que la imaginación extienda sus alas y eche al viento sus ideas.

 

Así la ciudad que adoptó su mote de “Perla Tapatía” en los años cincuenta se ha convertido en una verdadera joya, es imposible visitarla sin que el corazón del que la conoce quede totalmente prendado de ella.

 

Texto: Camino Barragán

Fotografías: Flor López

 

Made by
Ad
view