Siguenos:

Encuentro de dos Culturas

Publicado en Arte Centro

Tamara de Lempicka y Victor Manuel Contreras

 

Hace unos días emprendí un recorrido por las calles del centro de Guadalajara hasta encontrarme con el Instituto Cultural Cabañas (ICC) donde fueron presentados algunos trabajos de la polaca, Tamara Lempicka y el jalisciense, Víctor Manuel Contreras en la Exposición titulada “Encuentro de dos Culturas”.

 

Fue muy significativo apreciar las obras de ambos artistas, pues a pesar de que cada uno pertenece a un lugar diferente, este proyecto demuestra que el arte puede romper muchas fronteras. El público pudo apreciar el contraste estilístico entre las piezas de la polaca, llenas de refinamiento y sofisticación, y las esculturas de Contreras que tienen un toque sintético y contundente.

 

La pintora Tamara y el escultor Víctor Manuel se conocieron en París, y fueron presentados por el príncipe Félix Youssoupoff, que consideraba a Contreras un hijo. En ese tiempo el artista jalisciense tenía sólo 17 años de edad, pero eso no fue impedimento para que surgiera entre ellos una enorme afinidad que fue convirtiéndose en una bella amistad. El escultor y Youssoupoff se reencontraron en Cuernavaca, Morelos, donde Lempicka vivió sus últimos años de vida hasta 1980. Esta anécdota fue contada por el mismo Víctor Manuel Contreras.

 

Tamara Lempicka se destacó como una de las más importantes exponentes del art déco y por sus estudios de Arte en la Academia de San Petersburgo, Rusia.

 

Por su parte, Contreras, desarrolló una de sus mas importantes obras entre 1980 y 1982; el grupo escultórico ‘Inmolación de Quetzalcóatl’ el cual consta de cinco obras monumentales en bronce y es considerada la obra forjada y labrada a mano más alta del mundo, ubicada en la Plaza Tapatía del Centro de Guadalajara.

 

“Desde mi infancia, el paisaje de la entidad comenzó a darle forma a mi experiencia estética inicial, aquella en la que me iba a encontrar con la naturaleza” señaló VíctorManuel.

 

“Extraordinaria obra y magnífica exposición. Gracias, maestro Contreras, por llenar elmundo de arte” fue uno de los cometarios en el libro de visitas de la sala.

 

Al término de mi recorrido, pude observar en uno de los muros de la sala un escrito que citaba: “El tiempo, la distancia, los continentes, pueden no importar cuandola coincidencia y la magia trasciende todas las limitaciones y permite que dos personajes se encuentren; dos mundos, dos culturas, dos artistas, dos seres humanos excepcionales, no podrían seguir rumbos distintos sin que la línea de sus vidas se cruzara”.

 

Una serie de fotografías sirven como testigo de la exposición montada entre los pasados 31 de agosto y 21 de octubre en el Cabañas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Alejandra Nuñez
 

La Manufacturera

 

Made by
Ad
view