Siguenos:

 

Jesús Gaviño

Publicado en Favoritos

 

Calandriero. Puedes encontrarlo en la Plaza Guadalajara sobre Av. Hidalgo

 

 

 

 

 

¿Cuánto tiempo llevas viviendo de esto?

Viviendo toda mi vida, porque mi padre también fue calandriero, pero yo trabajando aquí llevo más o menos 19 años.

 

¿Qué se necesita para ser caladriero?

Pues tener una calandria y ser hijo o hermano de otro calandriero. Las calandrias se compran con todo y caballo, ya que la tienes, le das tus datos al Secretario General para que puedas trabajar, pero es muy raro que entren nuevos que consigan la calandria completa. Esto es más un trabajo que queda entre familia.

 

¿Siempre trabajas con el mismo caballo?

No, usamos más o menos tres caballos a la semana, cada caballo trabaja un día y descansa dos.

 

¿Vives cerca del centro?

No, de hecho ningún caladriero vive dentro del centro, todos vivimos cerca de nuestros establos por Tonalá o Tlaquepaque y de ahí nos venimos todos los días montando.

 

¿Qué es lo más raro que le ha pasado en su trabajo?

Hace un par de años estaba lloviendo y me contrato un señor que venía con una extranjera, me pagaron por adelantado, se subieron con una botella, y pues ahí venia meciendo la calandria, algunos en la calle se daban cuenta por el movimiento, nomas le gritaban –¡Ya déjala!". Yo me ponía  nervioso, pero uno aprende a no juzgar mientras pueda seguir trabajando.

 

¿Qué es lo peor de ser calandriero?

Pasar por la Arena Coliseo, los mariguanos y borrachos de por ahí les gusta aventarnos piedras y envases, muchas veces uno tiene que defenderse con lo que trae a la mano porque no sólo atacan a uno, también al caballo y también exponen al pasaje.

 

Made by
Ad
view